Make your own free website on Tripod.com

Unidad: EL CALOR

 

La materia
Cambios constantes
Cambios de estado
Propagación del Calor
Termometría
 


Cambio constante
Si observamos nuestro entorno con detención, podemos darnos cuenta de que la materia cambia constantemente. En lo sustancial, este cambio es provocado por la acción de alguna forma de energía.
Energía es todo aquello que puede provocar cambios en las características y propiedades de la materia.
De acuerdo a esto, la materia puede sufrir dos tipos de cambios:
-Físicos: Son transitorios y durante ellos, las características fundamentales de la materia no se alteran.
-Químicos: Son aquellos en los cuales la materia cambia sus propiedades, ya que se altera su composición. Son cambios permanentes y dan origen a sustancias nuevas.
Factores
Los factores de los cambios físicos son fundamentalmente dos: la presión y el calor.
En relación al primero, analicemos el siguiente ejemplo: cuando un karateca rompe un trozo de madera, su mano ejerce una presión sobre el objeto y éste se rompe. Sin embargo, cada uno de los pedazos que quedan siguen manteniendo las mismas propiedades de la materia originalmente usada.
El calor
Es el otro factor del cambio físico. El calor se define como una forma de energía, por lo tanto, los cuerpos pueden ganar o perder calor. Proviene de cualquier cuerpo que sea capaz de producirlo.
Existen fuentes artificiales y naturales de calor: las artificiales son creadas por el hombre, como por ejemplo una cocina, una estufa, una chimenea, etcétera. Las fuentes naturales son aquellas en las que no ha intervenido el hombre; la gran fuente de calor natural es el Sol.
Un cuerpo posee más calor que otro cuando las partículas que lo forman se agitan o mueven con mayor rapidez. Esto se logra al suministrar mayor cantidad de energía a las partículas que forman el cuerpo, lo que provoca un aumento en la temperatura del mismo.
Calor y temperatura, definitivamente, no son lo mismo, pese a estar asociados.
El calor corresponde a la mayor o menor movilidad de las partículas que forman un determinado cuerpo, según la cantidad de energía que posea.
La temperatura, en cambio, es una magnitud que indica la medida del grado de la agitación que poseen las partículas de un cuerpo.
Otra diferencia entre calor y temperatura es que mientras esta última se mide directamente con un instrumento llamado termómetro, el calor se mide en forma indirecta con un instrumento llamado calorómetro.